Este «no hablar de política»; debe ser analizado políticamente

El debate político es «Ni un Paso Atrás»
15 junio, 2011
La difícil posición de estar a la izquierda del Kirchnerismo
16 junio, 2011

 

Adriana C. Cordero

Tenemos que sacudirnos la agenda de temas que nos marcan los medios. Es que los candidatos mismos sólo se muestran como envases, vacíos de capacidades para gestionar una ciudad, una provincia, ni menos aún, el país. Es muy notorio que no quieren hablar de política, lo que antiguamente se llamaba «plataforma electoral», y me pregunto ¿la tendrán? En estos días es agotador anoticiarnos del mercadeo de las candidaturas, y de los seudo armados, y vueltos a desarmar, con notorios pies de barro asentados sobre arenas movedizas.
Los medios tratan temas con los que pretenden dañar a nuestro Modelo, o cualquier otro que les sirva de pantalla para no analizar los no-proyectos de los grupos opositores, porque no lograron armarlos, no tienen candidatos, no tienen argumentos, no tienen proyectos que puedan atraer a la ciudadanía. Esto es lo que se ocupan de ocultar. Y es necesario que pongamos en primer plano que este «no hablar de política» debe ser analizado políticamente.
Es probable que estemos relajados por el seguro triunfo de Cristina, pero no debemos permitir que traten de evitar el análisis político en un momento electoral mucho más importante que aquel en el que el “colorado” ganó la provincia de Buenos Aires, sin proyecto ninguno, y que evidenció en su rol en la Cámara. Analizar el papel de Ricardito Alfonsín que se encarga de traicionar los principios de su padre. El ridículo papel de Duhalde que sigue fallando en sus pronósticos y que no soportó el resultado que las urnas expresaban frente a su “compañero” Rodríguez Saa. La Carrió ni consideración merece. En el caso del PRO, están caminando hacia su funeral.
Todo esto que sucede a nivel nacional, se refleja en el nivel provincial y distrital, dejando a la vista que la derecha no logra instalarse en un pueblo que está aprendiendo la importancia de la política, convirtiéndose en un enemigo de los intereses hegemónicos, difícil de vencer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *