Roca Basadre: “Creo que la gente está detestando a Castillo, pero detestan más a la ultraderecha”

Claudia Schvartz: “Beber champán en idioma extranjero o apacibles mates camperos”
19 noviembre, 2021
Renuevan la iluminación LED de Plaza Moreno: “Optimiza la estética del espacio verde y la seguridad”
22 noviembre, 2021

David Roca Basadre. Foto Jesús Rojas

El presidente Pedro Castillo en menos de sus cuatro meses de gobierno sigue cediendo ante los pedidos que le exige la derecha. Para el ecologista Roca Basadre la administración de Castillo no le genera expectativas, y considera que el gobierno “es una izquierda sin rumbo, sin norte, que regala ministerios por devolver favores”.


Por Jesús Rojas

El periodista, analista político y activista ecológico David Roca Basadre, analiza la situación del Perú, el gobierno de Pedro Castillo, el rol de las izquierdas, el hostigamiento de la derecha peruana al ejecutivo, el daño ambiental que ocasiona el modelo extractivista, entre otros temas.

En relación al actual gobierno señala que “es una izquierda sin rumbo, sin norte, que regala ministerios por devolver favores”. Para Roca Basadre el triunfo de Castillo es un fenómeno extraño porque “no ganó por un discurso, sino que lo hizo por una imagen. Ganó por descarte de todo los demás, la imagen suya fue poderosa”.

“En Perú hay una forma de funcionar la política en base al amiguismo, a la corrupción, que es lo que ha ocurrido en los gobiernos regionales. Lo que ha pasado es que el tipo de gobierno que existe en las regiones es lo mismo que funciona en los niveles altos del estado. Lo que pasa es que en los niveles altos del gobierno central suelen ser más sofisticado. Pero esa misma lógica funciona en todas las capitales de la región, entonces, Cerrón –ex gobernador de la región Junín y líder del partido Perú Libre (PL)- no era la excepción, pero esta forma de corrupción mas bruta, menos refinada se ha instalado en Palacio”, detalla Roca Basadre.

Con un grado de escepticismo afirma que “no veo expectativas en este gobierno. No le tengo confianza a Castillo, tampoco a Perú Libre”. Pero el ecologista opina que “peor hubiera sido que ganara la hija del dictador Fujimori”. “A pesar de que este gobierno es un desastre, peor hubiera sido con Fujimori, porque Keiko es una mafia mucho más sólida. Keiko entraba para quedarse, aparte hay un proyecto mundial de la extrema derecha, que acá lo representan Fuerza Popular, Avanza País y Renovación Popular, eso es la alternativa de la extrema derecha. Y eso es mucho más temible”.

Con respecto a los cuadro de la izquierda manifiesta que “en este momentos necesitas cuadros técnicos y PL no tiene, y lo que llaman izquierda caviar si los tienen. Así que, casi todos los cuadros que han puesto la izquierda caviar están cumpliendo bien su trabajo sin renunciar a sus objetivos de cambio”.  Roca Basadre considera que a los que le llaman “izquierda caviar” “son liberales, socialdemócratas”, que creen en pequeños cambios dentro del sistema.

En la actualidad, vemos una oposición muy hostil al ejecutivo, que no quiere un cambio de rumbo político y económico, ni mucho menos de la Constitución. El modelo económico no se toca”, es una de las consignas de los grupos de poder, y hace más de tres décadas –desde que se instaló el neoliberalismo- que ningún gobierno ha tenido la osadía de transformarlo. Hasta el momento el presidente Castillo no para de ceder ante las demandas de la derecha que atacan sin tregua al gobierno para debilitarlo y acelerar su precipitación.

A esos intentos de desestabilización se le suma la crisis sanitaria provocada por la pandemia. El Covid 19 no solo ha desnudado el fracaso del modelo neoliberal, sino que ha mostrado lo cruel y deshumano que es el sistema con los que no pueden pagar por su salud y, por ende, por sus vidas, y que hasta la actualidad, se han cobrado más de 200. 741 mil vidas, siendo uno de los países con más muertos por millón de habitantes.

“Lo que pasa es que la gente desde la época de Fujimori se ha resignado, hay una generación que no cuestiona nada, el objetivo del sistema es naturalizarlo todo, por eso es muy difícil que cuestionen”.

Consultado sobre una posible vacancia al presidente, el ecologista afirmó que no logra a ver ese escenario. “Creo que la gente está detestando a Castillo, pero lo detestan más a la ultraderecha”, detalló. Además, cabe mencionar que la congresista de Avanza País, Patricia Chirinos, anunció en el Parlamento una moción de vacancia presidencial.

“No están listo para eso, lo que hay es mucha conciencia de que no se puede trasgredir la institucionalidad democrática. La gente no salió a defender a Vizcarra –ex presidente, destituido el año pasado- sino salió a defender la institucionalidad democrática, eso es importante destacarlo. Y eso está presente hoy en día, la gente no aceptaría un golpe contra Castillo”.

Para el ecologista la educación se ha frivolizado a partir del fujimorismo, debido a que nadie invita a pensar y porque hay todo un esquema y una propuesta de vida de que pensar es aburrido. “Lo que pasa es que la gente desde la época de Fujimori se ha resignado, hay una generación que no cuestiona nada, el objetivo del sistema es naturalizarlo todo, por eso es muy difícil que cuestionen”, explica. Y agrega: “La gente cree que no hay forma de cambiarlo porque las cosas son así. La formación escolar es muy baja, además, es diseñada por el Banco Mundial. Su diseño es técnico, pero no hablan de historia, de humanidad, geografía, ecología, casi no enseñan esos temas”.

Por otro lado, consultado en relación a la elecciones municipales y regionales del próximo año sostuvo que “no veo perspectivas interesantes, nada que pueda anunciar un cambio, probablemente sean candidatos que nos van a proponer temas tan absurdos, como hemos tenido hasta ahora, sobre todo porque se hicieron pequeñas reformas políticas que obligaban a elecciones primarias. Pero ahora este congreso acaba de eliminar las elecciones primarias”.

Movilización a las afueras del Congreso de la República, en respaldo al gobierno de Pedro Castillo. Foto Jesús Rojas.

Sobre la izquierda

Con respecto a la izquierda peruana sostiene que “la izquierda en general, en el mundo ya perdió vigencia, no le veo ya espacio. Mi perspectiva es que la izquierda viene como contradicción interna del sistema colonial”. Además, detalla que el ecologista Joan Martínez Allier, le dio una nueva perspectiva cuando le dijo: “el padre de Las Casas denunció muchos crímenes pero nunca cuestionó el sistema colonial. Las izquierdas siempre han sido herederas de eso”.

“Para mí lo principal es cuidar tu tierra defender tu territorio, entonces, la izquierda no es capaz de hacer un cuestionamiento hacia dentro, no lo va a hacer nunca”.

“La izquierda siempre ha  sido la denuncia por los abusos pero no han sido capaz de cuestionar al sistema colonial que significa toda la estructura de pensamiento  que vino con los invasores, por eso tienes izquierdistas que para ellos el cambio significa nacionalizar las minas, pero no dejar de hacer minería, no dejar de explotar el territorio, no dejar de destruirlo, de devastarlo. La izquierda se ha quedado en eso, pero ahora se tiñen un poquito de verde por la moda, pero para ellos es un tema secundario”, explica.

“Para mí lo principal es cuidar tu tierra defender tu territorio, entonces, la izquierda no es capaz de hacer un cuestionamiento hacia dentro, no lo va a hacer nunca. Han asumido, por ejemplo, la noción de patria que tiene la derecha. Para ellos la patria siguen siendo los héroes, la bandera, el himno nacional. Pero la patria es la tierra, es la gente, es cuidar el territorio, eso es la patria”, analiza el ecologista.

En relación a las fragmentaciones de los partidos, Roca Basadre considera que “se dan por vanidades, y esas existen porque están presas del sistema que es profundamente individualista,  que apuesta a la exaltación del individuo. Al estar presos de eso, se ha perdido la noción del valor de la unidad, de lo colectivo”. Y agregó que la izquierda ha tenido un trato “displicente con los movimientos sociales” y los han visto como “espacios de manipulación, de maniobra”.

Su militancia: El periodismo, Izquierda Unida, Tierra y Libertad y Frente Amplio

Roca Basadre fue parte de Izquierda Unida de los años 80. Su ruptura con todas las izquierdas fue en los años 90, después del golpe de Fujimori, en el cual se convocó al Congreso Constituyente Democrático (CCD). “Salió el CCD, y por los periódicos me enteré que ya se habían unido las cúpulas (de izquierda) para poder participar de las elecciones, eso me harto, entonces, fue ese momento mi ruptura con las izquierdas  elitistas y despegadas de la gente”, cuenta con decepción.

Posteriormente, luego de su alejamiento de las izquierdas siguió trabajando y se dedicó a la actividad periodística. “Por intermedio de una revista eco-turística tomé contacto con los temas ambientales. Eso fue mi punto de partida”, recuerda.

“Me di cuenta que había que formar un partido verde, y quien sonaba mucho por la lucha del Cerro Quilish, en Cajarmarca, era Marco Arana. Entonces, viaje y le entrevisté a Arana, y luego le dije: sería bueno formar un grupo político”, narra sobre su regreso a la política partidaria.

Roca Basadre junto a Marco Arana fueron uno de los fundadores del partido ecologista: Tierra y Libertad, allá por el 2009, y posteriormente, fue parte del Frente Amplio (FA), que fue un conglomerado de partidos políticos de izquierda que, en el 2016 llevó como candidata a presidenta a Verónika Mendoza y este año tuvo como candidato al ejecutivo a Marco Arana.

El ambientalista por discrepancias con la izquierda se alejó del FA. “Me retire del FA en el 2020. Fui candidato a Congresista en las elecciones extraordinarias –luego del cierre del Parlamento de Vizcarra en el 2019- de enero del año pasado, pero en la práctica estaba fuera del partido en el 2019. Al terminar la campaña, dos semanas después presente mi renuncia y me separé de ellos”, expresa.  “Yo no soy de izquierda, soy verde (ecologista)”,  enfatiza.

Proyecto ecologista

Para el ambientalista el problema son los “ismos”, porque considera que puede haber “capital” pero no “capitalismo”. “Puede haber  inversión de capital a partir de un proceso de planificación en donde se puede invertir y qué. Yo por ejemplo plantearía exonerar de impuestos a las empresas que inviertan fuera de Lima, y multiplicaría por 5 a las que inviertan en la capital”, señala.

En referencia a ello, podemos decir que la capital del Perú es una de las ciudades más contaminadas. Lima tiene la peor calidad de aire de Latinoamérica, según el índice Air Quality Life Index (AQLI), publicado en un informe anual del Instituto de Políticas Energéticas de la Universidad de Chicago. El estudio detalla que la expectativa de vida de los limeños se ha reducido en 4.7 años debido a la contaminación del aire.

“Hay que poner el Banco de la Nación a dar créditos y hacer bajar los intereses que son abusos. Hay que empezar a generar mercados locales y, a partir de esa dinámica que permitan cada vez más autoabastecernos, y de esta manera, empezar a ligar nuestro país con los países fronterizos y con las propias regiones”, propone Roca Basadre.

Sobre la propuesta ecologista, Basadre indica que “es un proyecto en construcción y que falta que encuentre su lenguaje. Estas ideas de la defensa de la naturaleza que promueve Eduardo Gudynas, creo que no es algo que solo se elabora desde un escritorio, sino que nace de un sentimiento que está presente en el subconsciente de la gente y tiene que ver con una relación con lo inmediato, con la toma de conciencia acerca de lo que es parte de la vida de la gente”.

“O nosotros hacemos algunos cambios o la naturaleza nos va a obligar a hacerlo”.

“Creo que la gente poco a poco va a dándose cuenta de que están siendo afectados como está pasando con los movimientos amazónicos, y que esto va a permitir que se vaya gestando un movimiento social que promueva algo diferente; donde no hay ni siquiera necesidad de llamarse ecologista, donde basta simplemente tener el sentimiento de reivindicación de lo propio y de ser parte del entorno, de la vida por la cual convives, la cual hay una necesidad mutua”.

En esa misma línea cuenta que tiene mucha fe en los movimientos anti extractivistas. “Creo que de allí nace la conciencia, creo que es a partir de allí que empieza a brotar este tipo de sentimiento. De hecho, la manera más efectiva que tienen los grupos de poder de para estos grupos, es comprando a sus dirigentes, prostituyendo líderes, dividiéndolos, pero también eso va a tener un límite”.

“Muy sintomático ha sido la dura oposición al acuerdo de Escazú, por ejemplo, eso significará el empoderamiento de los pueblos originarios porque obliga a darles asesorías, facilitarles información, darle los recursos para defender sus puntos de vista, todo eso obliga a los estados el acuerdo de Escazú. Entonces, los grupos de poder se han puesto nerviosísimos ante un acuerdo que empoderaba a los movimientos sociales que, es a quienes verdaderamente les tienen miedo”, añade el ambientalista.

El Acuerdo de Escazú es un tratado regional que promueve el derecho de acceder efectivamente a la información ambiental; de participar en la toma de decisiones que afecten el ambiente; y de acceder a la justicia para asegurar el cumplimiento de las leyes y derechos ambientales en los países de América Latina y El Caribe. Además, aborda la protección de los defensores ambientales, un problema real debido a que muchos líderes indígenas y campesinos han sido asesinados por defender la naturaleza.

Este Acuerdo establece estándares mínimos para garantizar los derechos de acceso a la información, participación pública y la justicia ambiental, y permite a los países de la región elevar los niveles de transparencia y rendición de cuentas en asuntos ambientales y de recursos naturales. Con ello se evitara que las empresas sigan contaminando y destruyendo los territorios de nuestros pueblos.

Para finalizar, con respecto a los daños que sufre el planeta advirtió que: “O nosotros hacemos algunos cambios o la naturaleza nos va a obligar a hacerlo. La revolución viene de todas maneras.; o la hacemos nosotros y de alguna manera mitigamos y las cosas se hacen más tranquilas o va a venir un batacazo que nos va a obligar a acomodarnos a una situación nueva que nos va a poner la naturaleza”.

Distrito Villa El Salvador, en Lima. Foto Jesús Rojas.

20/11/2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *