Inseguridad y desinformación
2 julio, 2012
El debate por otra Letra Constitucional
4 julio, 2012

María de los Ángeles del Hoyo

EL PARO: tan variados como dispares los análisis recorrieron los dónde, los cómos, los porqués… pero todos arribaron a un mismo qué: la angurria del líder camionero.

Tan lejos, tan cerca, asoma con nitidez la figura de un tal Agustín Tosco:

“Los sindicatos históricamente, no son el apéndice del sistema, sino que nacieron como respuesta a la explotación de un mundo eminentemente liberal la cuestión es de hombres y de relación de fuerzas… la predisposición de los tránsfugas del sindicalismo que habitualmente se alían y hacen componendas con los detentadores del poder para obtener status, nivel muy particular en el cual creen haber realizado su destino como hombres.”

(Agustín Tosco, “EL PAPEL DE LOS SINDICATOS EN LALUCHA POR LA LIBERACION NACIONAL” , 19 de septiembre de 1970)

Convocando a un paro:

”Los pueblos no odian, odian las minorías. Porque conquistar derechos provoca alegría, mientras que perder privilegios provoca rencor”

ARTURO JAURETCHE

Moyano, “el Negro del chori y la Coca. Eso era Moyano para la oposición que hoy lo aplaude. El corrupto. El ignorante. El responsable de la mayoría de los males argentinos. El vituperado, el execrado, el aborrecido. El de las manos ensangrentadas de la caricatura de Sábat»…(+en fin, ahora) «la torre de Babel opositora, confusa e impotente, juega a un líder en el que no cree ni confía.”

La cuestión del peronismo y la lucha por la sucesión:

Muchos dirigentes cercanos a Moyano  entendieron en un primer momento que las diferencias entre el sector y la conducción de Cristina Kirchner podrían ser subsanadas abriéndose paso hacia un proceso de construcción política,“en los límites del kirchnerismo”, una especie de neolaborismo, que “tendría, en el mejor de los casos, un duro camino por delante. Hubiera tenido que sortear las fuertes limitaciones de la influencia de su líder fuera del estrecho marco de su sindicato …Hubiera necesitado, además, construir una base de operaciones en el territorio justicialista que pudiera encarnar a la vez el respaldo del proyecto político actual y el designio de su “profundización” a favor de los trabajadores.”

El discurso de Moyano en la Plaza tuvo fuertes embestidas contra Cristina y sorprendentemente contra Néstor Kirchner. Quizás deliberadamente, el acto se llevó a cabo en la misma fecha en que 37 años atrás, Lorenzo Miguel  movilizó a los trabajadores para frenar al Rodrigazo  y a su inspirador político José López Rega.

Una fractura entre un gobierno popular y la CGT es un contrasentido para el “sentido común”, sin embargo, Moyano en la práctica se ocupó por ser un dirigente sindical más, un secretario general de los camioneros, antes que el de ser el secretario general de la CGT.

Puede afirmarse que esta CGT es  irrepresentativa teniendo en cuenta que muchos de sus dirigentes fueron cómplices de los noventa y algunos, peor aún, de la dictadura establishment- militar. Entonces, el enfrentamiento con la presidenta es sólo con parte de la dirigencia sindical y no con la clase trabajadora.

“Lo más parecido que había cerca de sus promotores no era un idílico peronismo obrero comprometido con una radicalización redistributiva del rumbo kirchnerista, sino un conjunto de dirigentes de procedencia justicialista, escindidos en diferentes coyunturas del elenco de gobierno y sistemáticamente colocados a su derecha.” (Barrionuevo y el Momo Venegas, y el peronismo político en la figura del ex jefe de Gabinete Alberto Fernández. Es decir, el “peronismo disidente”)

En cuanto a las escasas perspectivas que tiene Moyano para su reelección quedaron plasmadas en una frase, dijo: “preferimos perder con dignidad que ganar con vergüenza”¸ una frase que  recuerda a otra: “Más vale honra sin sindicatos que sindicatos sin honra”, pronunciada en 1968 por Raimundo Ongaro en respuesta al general Juan Onganía cuando el dictador desconoció la conducción elegida por la central obrera. Aunque, la otra consigna de esa CGT de los Argentinos fue “Unirse desde abajo, organizarse combatiendo”…

En un contexto mundial crítico, en donde la incertidumbre es un estado global, un “vacío de oposición”, la lucha por el poder, la confrontación de índole comunicativa, porque los tiempos del conflicto no están en manos de los partidos políticos y coaliciones de oposición, sino en fuerzas externas de la política formal, en los grupos social y económicamente poderosos coordinados por las grandes empresas de la comunicación. Así, cualquier pretensión de establecer una opción crítica al Gobierno de carácter pragmático y realista es simbólicamente absorbida por la maquinaria comunicativa…..
FUENTES:

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-197219-2012-06-26.html

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-197644-2012-07-01.htm

http://presmanhugo.blogspot.com.ar/

 

 

 

Juan Quesquén
Juan Quesquén
Periodista.

Comments are closed.