Agua con arsénico en la Provincia de Buenos Aires: municipios realizan un reclamo conjunto

Trenes de alta velocidad en China: en el mundo se imponen los trenes
25 noviembre, 2013
Debates: ¿Y para adelante qué? Los desafíos de la nueva izquierda
27 noviembre, 2013

En un acta que prepararon para las autoridades y empresas distribuidoras el 22 de noviembre, los vecinos expresaron que su denuncia radica en el “perjuicio que se está realizando en la salud de futuras generaciones, en el agravamiento progresivo de la falta de agua en nuestras localidades, además de la no potabilidad, y el no funcionamiento de las plantas de tratamiento de residuos cloacales y los constantes derrames que sufrimos”.

buenos aires

Fotografía: Javier Gabrielli

De la Redacción

En un acta que prepararon para las autoridades y empresas distribuidoras el 22 de noviembre, los vecinos expresaron que su denuncia radica en el “perjuicio que se está realizando en la salud de futuras generaciones, en el agravamiento progresivo de la falta de agua en nuestras localidades, además de la no potabilidad, y el no funcionamiento de las plantas de tratamiento de residuos cloacales y los constantes derrames que sufrimos”.

Según los investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), solo el 20% del territorio de la provincia de Buenos Aires cumple con la norma de potabilidad del agua.

El encuentro para la firma del acta se llevó a cabo en las instalaciones de la Cámara de Comercio de la ciudad bonaerense de Pehuajó y contó con la participación usuarios y asambleas vecinales de distintas ciudades de la provincia de Buenos Aires.

Los representantes de la localidad de Alberti y Chivilcoy estuvieron representados por la Mesa Socioambiental Multisectorial, a través de la cual plantearon los problemas de sus localidades y las respuestas que esperan de las distribuidoras y el Estado bonaerense.

El acta será remitida a las autoridades municipales y los concejos deliberantes de las comunas participantes, y al estado provincial, como así también a la OPDS y a la Defensoría del Pueblo, con el objetivo de reclamar la intervención de esos organismos para la solución de esta problemática.

Los municipios intervinientes acordaron exigir a las prestadoras, y a los municipios, la publicación periódica de estudios sobre la calidad del agua de red y las aguas envasadas que se comercializan. Al mismo tiempo resolvieron reclamar la elaboración de estudios integrales de la calidad del agua de los acuíferos de los cuales se abastecen, a fin de que las prestadoras efectúen planes de uso correcto del recurso.

En el encuentro participaron: la Comisión Fiscalizadora de la Calidad del Agua de Carlos Casares, “9 de Julio, Todos por el Agua” de 9 de Julio, Comisión de Seguimiento de la Calidad del Agua y Cloacas de Pehuajó, Concejales y vecinos.

Además adhirieron el Senador Orlando Costa, el Senador Omar Angel Foglia, de Carlos Casares; la Comisión de Usuarios de 9 de Julio, la ONG Unidos por la Vida y el Medio Ambiente de Ramallo; Vecinos de General Lamadrid; Vecinos de Guaminí; Vecinos de Lincoln y Vecinos de Villegas.

Según el CONICET, la mayor parte del arsénico contenido en las aguas subterráneas es de origen mineral, aunque cierta presencia puede atribuirse a las actividades del hombre como la minería, el empleo de plaguicidas y fundiciones.

Antecedentes: un fallo de la Corte Suprema

En ese marco en la reunión desarrollada en Pehuajó, los participantes analizaron el fallo emitido el pasado día 5 de noviembre de 2013 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el caso denunciado por los vecinos de Lincoln.

En el mismo los magistrados exhortan a la empresa Aguas Bonaerenses SA, a “cumplimentar las exigencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a las características físico-químicas donde se establece un máximo de arsénico (0,01 mg/l) en agua potable”.

La Suprema Corte consideró suficientemente acreditado, que “la calidad del agua que ABSA provee a Lincoln para el consumo humano, entraña un peligro cierto a la salud de los habitantes de la zona, y que no cumple los parámetros establecidos en el art. 982 del Código Alimentario Argentino”.

La sentencia adquiere relevancia, pues resulta significativa en los procesos judiciales en pleno trámite, donde también se plantea la misma problemática del agua de red que consumen millones de usuarios en la Argentina en la que se ha detectado la presencia de arsénico y nitratos. Este problema se replica en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero y Chaco.

La respuesta de ABSA

En su página WEB, la compañía distribuidora del servicio de agua corriente, ABSA, sostiene que está efectuando trabajos de “mejora y optimización constante del servicio y que, en ese contexto, llevó adelante una serie de reparaciones en los primeros 50 kilómetros del Acueducto 9 de Julio- Casares- Pehuajó”.

Sin embargo, los vecinos de “9 de Julio, todos por el agua”, han manifestado su disconformidad con la calidad y cantidad del agua de red provista por la empresa.

 Según la Organización Mundial de la Salud, el arsénico es una de las diez sustancias químicas más preocupantes para la salud pública. La exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados puede causar cáncer y lesiones cutáneas. También se puede asociar a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.

Juan Quesquén
Juan Quesquén
Periodista.

Comments are closed.