Movilización contra el gatillo fácil

Movilización contra el gatillo fácil

90
0
SHARE

Desde el Colectivo Contra el Gatillo Fácil convocan a una jornada de reclamo de justicia por cinco casos de gatillo fácil ocurridos en la región desde el saliente gobierno de Daniel Scioli hasta la actual gestión de María Eugenia Vidal.

Los organizadores, manifestaron en un comunicado de prensa, que “los hechos represivos como el gatillo fácil, las detenciones arbitrarias y las torturas en comisarías no han cesado en este tiempo, sino que se han incrementado producto de la desigualdad social que se vive, de la creación de una cultura violenta y una marginalidad planificada desde el Estado y por la saturación de los barrios con más Policía que todos los gobiernos vienen practicando”.

Fue el caso de Mauricio Andrada e Ismael Perusatto, de 17 y 20 años respectivamente, fusilados en 71 y 23 en febrero de 2014 por el Policía del Grupo Halcón Cristian Daniel Duarte, quien trató de argumentar la legítima defensa, el que irá a juicio por doble homicidio en febrero de 2018. Pese a un primer sobreseimiento del policía, por parte del juez Guillermo Atencio, la familia de Mauricio logró que Casación elevara el caso a debate oral ante el Tribunal Oral Criminal Nº3, donde se exhibirán las pruebas de que el policía armó un relato a su medida, asesinó a los pibes teniendo controlada la situación.

Asimismo, recordaron que “en muchos de estos casos el acceso a la justicia es una mala broma, porque no se llega a tener acceso pleno al expediente” y agregaron que “eso sucedió en el caso de Víctor González, joven de 17 años que apareció asesinado de un tiro por la espalda en 60 y 115 el 24 de agosto de 2016, y donde la propia Policía Bonaerense retuvo el expediente durante las primeras semanas de la investigación, siendo que los principales sospechosos del hecho son los efectivos del servicio de calle de la Comisaría 9na. Diez meses después no hay ningún imputado por el hecho y la familia no fue recibida por la fiscal Leila Aguilar ni pudo ver la causa pese a estar presentada como particular damnificado”.

En ese marco el colectivo Gatillo Fácil señaló que “el pretexto de la legítima defensa es utilizado por todos los policías de gatillo fácil, como en el caso de Damián Corvalán, de 25 años, asesinado en la costa de Punta Lara el 4 de marzo de este año por el Policía de la Ciudad Marco Antonio Gaitán, que sin dudar le disparó en el pecho desde dentro de un auto ante un supuesto intento de robo, demostrando un total desprecio por la vida y su convencimiento de que “a los pibes chorros se los fusila”.

Por último, los familiares de las víctimas recordaron que “el armado de causas o hechos incomprobables para justificar la represión es una práctica habitual de la Policía Bonaerense. Como en el caso de Nicolás Vargas, de 19 años que el 1° de abril pasado recibe un balazo disparado con el arma reglamentaria por el policía Rodrigo Laurent. Tras salir en moto con un amigo, los chicos fueron perseguidos por un patrullero de la Subcomisaria La Unión de la zona Oeste de La Plata. En la persecución, el amigo se dejó caer de la moto y a Nicolás le dispararon en la cabeza en la intersección de las calles 38 y 155. El 3 de abril fallece Nicolás. La policía justificó su accionar argumentando que los chicos habían cometido un robo a mano armada. Sin embargo, sabemos que el robo es el principal argumento de las fuerzas represivas para hostigar, torturar y asesinar a los pibes de los barrios”.