Los menonitas: una unidad política dentro de otro estado

Los menonitas: una unidad política dentro de otro estado

2164
0
SHARE

Por Yanina Lofvall 

Entre el viento y la llanura, el silencio de las pampas, desde 1987 en Guatraché, provincia de La Pampa a 171 km de la capital provincial Santa Rosa, existe un estado dentro de otro estado: La colonia menonita.

Guatraché, según el último censo,  cuenta con 3.697 habitantes. La Colonia Menonita, dentro de este departamento, le aporta más de 1.300 habitantes.

¿Quiénes son? Hombres y mujeres de  tez blanca, ojos claros, pelo rubio, altos, de complexión delgada. Los hombres visten jardineros oscuros y camisas lisas con sombrero o gorra. Las mujeres vestidos largos, colores oscuros, pelo recogido, pañuelo y sombrero.

Viven apartados del pueblo, con su extraña vestimenta, pero la particularidad que cautiva a curiosos es que su religión les impide disfrutar de las bondades de los  avances tecnológicos: las ruedas de los tractores son de hierro, corriente eléctrica, gas, automóviles, música, computadoras, medios de comunicación. Tienen sus propias escuelas donde asisten sus niños y las clases son dictadas en alemán.

Existen colonias menonitas en diversas partes del mundo, el caso de la colonia de Guatraché es de la corriente más radical y austera. Su estilo de vida responde en su totalidad a su fe, su Líder Menno Simmonz discípulo de Martín Lutero. El asentamiento en la provincia de La Pampa nace de una delegación proveniente de Chihuahua, (México) y de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)  adquirieron 10.000 hectáreas de campo. Tienen líderes propios que son quienes deciden donde se darán los asentamientos.

La forma de organización dentro de la Colonia es la división del lote total, en este caso en diez u once campos de 990 hectáreas cada uno, dentro de cada campo las familias poseen distintas extensiones 10, 30, 45,60 hectáreas de acuerdo a su capacidad de compra.

“Es de destacar el carácter individualista y competitivo de cada integrante en la faz comercial, agrícola o industrial donde cada uno acumula capital y posee mayor cantidad de tierras, herramientas o animales producto de su esfuerzo y su eficiencia. Socialmente, son solidarios y cada campo tiene como autoridad un Jefe, quienes a su vez reportan a sus líderes, que son cambiables, que atienden todos los aspectos materiales y legales de la Comunidad, las transacciones de tierras, y las ventas de las existencias de máquinas y haciendas etc.” (http://www.coloniamenonita.com.ar)

Tienen una  autoridad máxima que es el Obispo a quien los Jefes Generales y de campo reportan el comportamiento de los miembros que son castigados.

Tienen acceso a un medio de comunicación, editado en el Canadá, en su dialecto y remitido mensualmente a los suscriptores locales, que desarrollan cartas de integrantes de la comunidad mundial.

Las mujeres y los niños no hablan el idioma del país que habita, en este caso el español, lo hacen solo los hombres adultos por necesidades comerciales. En los últimos cinco años se han visto pequeños avances en algunos miembros en el uso de la tecnología.

Un debate pendiente es la escolarización de sus niños dentro del sistema educativo argentino por la obligatoriedad de la educación primaria. Los niños menonitas tienen colegios propios, en idioma alemán, donde aprenden básicamente religión, no estudian geografía, ni política ni cultura del país en el que viven.

En Guatraché, han sabido ganarse el respeto de la los habitantes de la zona, han ocupado un lugar de calidad en los circuitos de producción de quesos, muebles, metalúrgica entre otros.

Se han realizado diferentes informes que compartimos a continuación, la pregunta es ¿estamos ante un estado dentro de otro estado? ¿Qué libertad de elección tienen estas personas? ¿Debería el estado argentino intervenir en este tipo de colonias? ¿En qué medida?

http://www.youtube.com/watch?v=47i7nE0JdQM