La miopía de los socios del monopolio mediático

Internet: ¡Malo! No, malo es que los chicos estén solos.
25 marzo, 2013
El malestar de los estatales bonaerenses
26 marzo, 2013

La miopía de los socios del monopolio mediático

Jorge Déboli*

La Verdad Relativa

Guillermo Ignacio,  vicepresidente de la Comisión de Libertad de  Prensa e Información, durante la 151° Junta de Directores de ADEPA,

Guillermo Ignacio, vicepresidente de la Comisión de Libertad de
Prensa e Información, durante la 151° Junta de Directores de ADEPA,

Resulta sumamente curioso que los editores de diarios que hegemonizan la conducción de Adepa hablen  de “aquellos que conciben al enfrentamiento como mecanismo de construcción política”, refiriéndose al gobierno nacional y a los que mayoritariamente lo votamos hace poco más de un año, cuando “ellos”, hace 37 años apoyaron explícitamente el golpe cívico militar que encabezaron el condenado por genocidio, Jorge Rafael Videla y el recientemente fallecido en su prisión domiciliaria y cerebro del plan implementado entonces, José Alfredo Martínez de Hoz.

Mucho más llamativo y sorprendente, es que algunos empresarios periodísticos desconozcan que durante esa dictadura participaron activamente en la apropiación de empresas, mediante el secuestro, la tortura y la desaparición de sus legítimos propietarios, quienes hoy le hacen decir que, “la búsqueda de consensos es la vía adecuada y compatible con la forma de gobierno que los argentinos hemos elegido”, como si la elección soberana del pueblo expresada en las últimas elecciones presidenciales, correspondiera a un sistema antidemocrático.

Inmoralidad y desvergüenza

Sin embargo, el colmo del cinismo y la inmoralidad se ponen de manifiesto en el párrafo que advierte sobre “los peligros que entraña la desaparición forzada de los avisos de las cadenas de supermercados y electrodomésticos en medios argentinos desde el 7 de febrero pasado”, Comparar la tragedia más terrible que sufrió la Argentina en sus 200 años de historia, con el retiro de la publicidad privada de los principales diarios porteños por parte de los supermercados y cadenas de electrodomésticos, agravia en lo más profundo la memoria de los 30 mil desaparecidos víctimas del Terrorismo de Estado, del que algunos de los principales socios de esa entidad, con su silencio cómplice, dieron cobertura a la Dictadura Cívico Militar que lo llevó adelante.

Sostenibilidad

Por otro lado, desde que los supermercados y cadenas de electrodomésticos existen, sus anuncios salen en no más del 0,1 % de los 15 mil medios, que Adepa dice “alberga nuestro país”. En tanto, las miles de micro y pequeñas empresas periodísticas comprendidas en el 99,9 % que nunca fueron alcanzados por la llamada pauta privada de influencia nacional, desde siempre subsisten con sacrificio y vocación de servicio, a pesar de esa carencia. Ni que hablar en el caso de las pequeñas empresas gráficas locales cuando, antes de que interviniera el Estado argentino en 2010, a través de la Secretaría de Comercio Interior, no eran aceptadas como clientes de la única productora de papel para diario (Papel Prensa), y por lo tanto para proveerse de ese insumo básico, debían recurrir al mercado de importadores o revendedores pagando el papel casi un 100 % más caro que el que pagaban Clarín y La Nación,  y los 18 diarios socios minoritarios de estos en la Agencia DyN.

Ahora los civiles

Pero claro, la Justicia argentina ya ha entrado en la fase de juzgamiento de los cómplices civiles de la dictadura genocida, y eso es en el fondo lo que los preocupa. La amplitud y variedad de negocios a los que acceden los medios gráficos que hoy hablan desde Adepa, la caída de esos anunciantes, no les influye significativamente. Sólo con el negocio del cable embolsan miles de millones de pesos que extraen de cada uno de las ciudades y pueblos donde operan, dejando sólo algunos sueldos de los cientos que existían antes de llegar ellos y barrer con todas las programaciones locales y la cantidad de puestos de trabajo que ello implicaba.

Causa madre

En realidad, les preocupa que la causa Papel Prensa por delitos de Lesa Humanidad, que luego de casi tres años de iniciada y demorada con chicanas judiciales por parte del monopolio mediático, definitivamente ya tenga juez.

El titular del Juzgado Federal N° 10, Dr. Julián Ercolini, se encuentra abocado a su estudio, y según la fuente consultada cercana al expediente,  “luego de las elecciones legislativas de este año, dispondría la indagatoria y posible detención de los denunciados por presunta apropiación de la empresa Papel Prensa: el CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, y el director del diario La Nación, Bartolomé Mitre”, además de otros implicados que figuran en el expediente judicial, solicitados por la querella.

Burdos sofistas

De ahí que las plumas decadentes que quedan en Adepa, devenidas en aprendices de sofistas, burdamente intenten instalar un escenario de gravedad institucional y falta de Libertad de Prensa que no se condice con la realidad.

A los recurrentes reclamos que realiza la sociedad civil a través de múltiples organizaciones no gubernamentales de “Democratización del Poder Judicial”, lo pretenden presentar como “embate contra el Poder Judicial desplegado desde el Ejecutivo”, tergiversando el entusiasmo que generó en la sociedad, el fallo de la Corte Suprema de Justicia de mayo de 2012, que había fijado el 7 de diciembre (7D) de ese mismo año, como fecha tope para que los grupos mediáticos oligopólicos adecuen sus estructuras comerciales al artículo 161 de la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual (SCA).

Tours “all inclusive”

Lo más burdo, en este ensayo sofista, queda patéticamente reflejado cuando afirman que “La independencia de poderes fue amenazada como nunca antes en las últimas tres décadas”, y lo dicen luego de que una organización directamente relacionada con el monopolio mediático, le pagara viajes “all inclusive” a camaristas que deben pronunciarse sobre la constitucionalidad de dos artículos de la Ley de SCA.

Esta gente que parece no tener hijos ni nietos a quienes dejarles una Patria digna de ser vivida, sin grupos económicos concentrados que quieran  regir los destinos del país, no aceptan vivir en Democracia respetando la voluntad soberana de los ciudadanos y la de sus representantes en el Congreso de la Nación. Pero solo parece, porque son padres de familia y abuelos que quieren a sus hijos y a sus nietos. Me consta, compartí muchos momentos con ellos mientras representaba en la entidad a una empresa de la que fui su director general durante 14 años. Lo que más les importa, es mantener los privilegios a los que accedieron a partir de la instauración del neoliberalismo en nuestro país y de los que no quieren desprenderse. Por eso acompañarán, al menos hasta la puerta del Juzgado Federal, a los cómplices aún impunes, de la dictadura genocida

No pasarán

Este domingo, se cumplieron 37 años de aquel trágico 24 de marzo de 1976. Como todos los años desde que se conmemora, participo de las marchas acompañando a las madres y las abuelas, para honrar y mantener viva la memoria de los 30 mil desaparecidos, con mucho de los cuales compartí militancia y resistencia a las dictaduras; pero nunca como esta última vez vi tantos chicos  y preadolescentes participando tan activamente de la marcha. La emoción me invadió hasta el llanto. Acababa de comprender  que nada ni nadie, por más poder que tenga, podrá parar este proceso de Memoria, Verdad y Justicia; y de renacimiento de la Patria.

* Editor periodístico; Vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Diarios y Periódicos Pymes de la Provincia de Buenos Aires (Cadypba); Secretario de la Comisión Federal Asesora para papel prensa; integrante de la Mesa Nacional de coordinación de la Coalición por una Comunicación Democrática (CCD). 

 

Juan Quesquén
Juan Quesquén
Periodista y fotógrafo.

Comments are closed.