La cultura como principio de integración

La integración como lo propio de Nuestra América
26 junio, 2013
ATE: en el IPS de La Plata reclaman por el pase a planta permanente
27 junio, 2013

Ministros de Cultura de Unasur llevan adelante un plan de acción de cara al 2014, y buscan proteger a los bienes culturales, del tráfico ilícito.

quichuaDe la Redacción

El martes 25 se reunió por primera vez en Lima, Perú el Consejo Suramericano de Cultura (CSC), que es un nuevo organismo de la Unasur, que está integrado por los diferentes ministros y funcionarios de las naciones suramericanas. El ministro peruano de Cultura, Luis Peirano inició las sesiones en tanto su país ejerce hoy la presidencia pro tempore de la CSD. Peirano subrayó la importancia de la integración regional, y remarcó la existencia de la Unasur como expresión de ello.

En el cónclave desarrollado en Lima los diferentes ministros y altas autoridades de Cultura de los distintos países, aprobaron un plan de acción que comprende el período 2013-2014, en el que entre otros aspectos se señala la importancia de la cultura como paradigma de integración.

El plan está centrado en cinco ejes que son: interculturalidad, industrias culturales, defensa y conservación del patrimonio cultural, comunicación y cultura, y artes. Además se lanzó el proyecto Expreso Sur consistente en compartir entre las diferentes naciones, las diferentes festividades que surgen de la mirada de los niños del continente, y crear un Banco de Contenidos Audiovisuales, que intentará contar con una base de datos en la que los diferentes responsables de los estados de Unasur podrán encontrar información sobre lo que se produce en  cada uno y compartirla en tiempo real.

Uno de los aspectos que también tuvieron cabida en el cónclave fue el de impulsar un organismo que defina estrategias conjuntas de lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales y apoyar la reunión de especialistas que debatan sobre esta problemática en el segundo semestre del 2013.

El tráfico ilícito de bienes culturales está considerado como la tercera actividad criminal en el mundo luego del narcotráfico y el tráfico de armas, y Suramérica es una de las regiones más castigadas por ese flagelo.

Juan Quesquén
Juan Quesquén
Periodista.

Comments are closed.